Información

Elegir al terapeuta adecuado para su hijo

Elegir al terapeuta adecuado para su hijo

Considerar los diferentes tipos de terapia disponibles y hacer las preguntas correctas puede ayudarlo a encontrar la mejor opción.

A veces, los niños y los adolescentes necesitan ayuda con sus sentimientos o problemas. Si cree que a su hijo o adolescente no le está yendo tan bien como debería, considere si es posible que necesite terapia.

Justo debajo 14% de los niños entre 5 y 17 años van a terapia cada año. Un buen terapeuta puede ayudar a su hijo a enfrentar una variedad de dificultades, que incluyen:

  • condiciones de salud mental como ansiedad o depresión
  • problemas para hacer frente a los trastornos del aprendizaje
  • conflictos interpersonales
  • problemas con los padres o amigos
  • eventos estresantes como divorcio o muerte

Pero, ¿cómo encuentra el terapeuta adecuado para su hijo? La investigación de los terapeutas requiere una combinación de tomarse su tiempo y saber qué preguntar y a quién.

¿Su hijo necesita un trabajador social? ¿Un psicólogo? ¿Un psiquiatra? ¿Una combinación?

Cada uno de estos terapeutas tiene un tipo de formación diferente y ofrece diferentes servicios.

Consejeros

Los terapeutas matrimoniales y familiares (MFT) y los consejeros clínicos profesionales con licencia tienen una maestría en consejería.

Los consejeros trabajan con los niños y las familias para ver su dinámica. Observan el entorno, los patrones de comportamiento, la función familiar y más para comprender cómo los niños pueden adaptarse para vivir bien.

Trabajadores sociales clínicos

Los trabajadores sociales clínicos tienen una maestría en trabajo social y su objetivo es ayudar a su niño o adolescente a tener éxito en su entorno.

Trabajarán con su hijo para ayudarlo a lidiar con los problemas que tenga en la escuela. Esto puede incluir sentirse estresado, comportarse mal o ser acosado.

También pueden ayudar a su hijo a establecer una mejor conexión con los miembros de la familia.

Psicólogos clínicos

Los psicólogos clínicos tienen un doctorado en psicología y ofrecen una variedad de servicios para niños.

Si su hijo o adolescente tiene dificultades para mantenerse al día en la escuela, o si cree que podría tener una afección de salud mental como el TDAH o el trastorno del espectro autista (TEA), un psicólogo puede proporcionarle pruebas educativas y psicológicas.

A menudo adoptan un enfoque terapéutico basado en la investigación y trabajan con jóvenes que tienen problemas más complejos.

Psiquiatras y psicofarmacólogos

Estos profesionales tienen un título médico.

Si su hijo necesita medicamentos para la ansiedad, la depresión, el TDAH o cualquier otra afección, le recetará y controlará la medicación de su hijo.

Hay muchos tipos de terapia disponibles para niños y adolescentes. Seleccionar el adecuado para su hijo dependerá de la edad de su hijo y de los motivos de la terapia.

Estas son algunas de las terapias más comunes:

Terapia de juego

Este tipo de terapia es ideal para niños en edad preescolar o primaria que necesitan orientación para afrontar las emociones o han experimentado un evento estresante.

Un terapeuta usará juguetes, muñecas, juegos o arte para ayudar a su hijo a expresar cómo se siente. Mientras juegan juntos, el terapeuta puede ayudar a su hijo a superar sus emociones.

Terapia cognitivo-conductual (TCC)

La TCC se usa con niños que luchan con la atención, trastornos del estado de ánimo, fobias y compulsiones.

El terapeuta trabajará con su hijo para ayudarlo a comprender sus pensamientos, palabras y acciones. Luego, trabajarán en mejores formas de responder en el futuro.

Le enseñarán a su hijo ciertas técnicas, como la meditación, para controlar sus comportamientos. O bien, desempacarán suavemente los miedos de su hijo para ayudarlo a superarlos.

Terapia de conversación

Tener a alguien que escuche sus problemas y lo ayude a resolverlos puede ser fundamental.

En la psicoterapia, su hijo puede:

  • Desarrollar las habilidades que necesitan para resolver sus desafíos.
  • comprender y expresar sus sentimientos en lugar de representarlos
  • formar relaciones más fuertes y saludables
  • comunicar sus necesidades

Terapia de grupo

Si su hijo está teniendo dificultades socialmente, la terapia de grupo es una forma inigualable para que aprenda las habilidades que necesita para superar sus desafíos sociales con otras personas de su nivel.

Su hijo adolescente o menor puede aprender y practicar las reglas de socialización junto con otros que tienen los mismos desafíos. También puede fortalecer su confianza, especialmente si son tímidos o han sido acosados.

Terapia familiar

Si su familia está pasando por un momento difícil (por ejemplo, divorcio, enfermedad, muerte de un ser querido, problemas económicos), la terapia familiar puede ayudarlos a entenderse mejor y a apoyarse mutuamente.

Durante sus sesiones, cada persona tendrá la oportunidad de expresar cómo se siente acerca de la situación y las acciones o reacciones del otro. Aprenderán a comunicarse mejor y restablecerán sus relaciones entre ustedes.

Una vez que sepa qué tipo de terapeuta y terapia será mejor para su hijo, es hora de obtener recomendaciones.

La mejor manera de encontrar un buen terapeuta es preguntando por ahí. Querrá entrevistar al menos a tres terapeutas potenciales, por lo que preguntar a algunas personas diferentes es una buena idea.

Con suerte, aparecerán algunos nombres una y otra vez. Pon a esos terapeutas en tu lista corta. Guarde los otros nombres por si acaso.

Cuando busque recomendaciones, considere preguntar a las siguientes personas:

  • El psicólogo, trabajador social o consejero de la escuela. Las escuelas suelen tener una lista de terapeutas locales que tienen buena reputación.
  • El pediatra de su hijo. Al igual que las escuelas, los pediatras suelen tener una lista de terapeutas que conocen y en los que confían. Si conocen a su hijo desde hace años, es posible que reduzcan su lista a los que creen que serían los más adecuados.
  • Amigos de confianza. Si un buen amigo ha compartido su experiencia positiva con un terapeuta infantil, es posible que desee hablar con él sobre lo que le gustó. Si le parece que el terapeuta también sería una buena opción para su hijo, puede pedirle información al terapeuta y quizás dejarle saber quién lo refirió.
  • Comunidad local o grupos de padres. Ya sea en línea o en persona, los grupos de apoyo locales dentro de la comunidad, y específicamente para los padres, pueden ser una gran cantidad de información.
  • Compañía de seguro de salud. Si desea permanecer dentro de la red, le recomendamos que solicite a su seguro médico una lista de terapeutas que acepten su seguro.

Con su lista corta completa, es hora de examinar a sus terapeutas potenciales.

Los terapeutas a menudo ofrecen una consulta telefónica gratuita de 20 a 30 minutos con posibles nuevos clientes. Si necesita más tiempo, o si no puede decidir entre dos terapeutas, puede programar una cita para hablar más antes de decidir presentarlos a su hijo.

La mayoría de los terapeutas tienen su propio enfoque único sobre cómo trabajan con niños y adolescentes, por lo que es mejor escribir una lista de preguntas para hacerles cuando hable.

Mientras crea esta lista, piense en lo que busca en un terapeuta. Asegúrese de saber lo que no es negociable para que pueda descartar a cualquiera que no cumpla con sus criterios.

Si su hijo ha sido diagnosticado con un trastorno del aprendizaje o una condición de salud mental, o si recientemente experimentó un evento estresante, también debe hacer preguntas específicas sobre la experiencia particular del terapeuta con este matiz.

Según la psicóloga Cindy Graham, fundadora de Brighter Hope Wellness Center, una vez que crea que ha encontrado al terapeuta adecuado para usted, programe sus primeras sesiones para determinar si es una buena opción.

“Por lo general, la primera o las dos primeras citas me permitirán conocer a su hijo y comprender su historia”, explica Graham. “Las próximas tres o cuatro sesiones se tratan solo de que conozca a su hijo. Y la quinta sesión será mi sesión de comentarios con ustedes, los padres ".

Después de esas primeras sesiones, puede decidir si el terapeuta es adecuado para usted y su hijo.

Antes de ir a su primera sesión, asegúrese de hablar con su hijo sobre por qué van a terapia y cómo la terapia puede ayudarlos.

Para los adolescentes mayores, también puede ofrecer la opción de encontrar su propio grupo de apoyo en línea para un sentido adicional de comunidad.

Encontrar el terapeuta adecuado para su hijo y comprometerse con el proceso puede mejorar la vida de su hijo y la suya propia.


Cómo elegir un psicólogo

Cuando necesite ayuda de un profesional capacitado y con licencia para resolver sentimientos o problemas que parecen estar fuera de su control, estos consejos pueden ayudarlo a elegir un psicoterapeuta y abordar las preguntas financieras relacionadas con la terapia.

En algún momento de nuestra vida, todos podemos sentirnos abrumados y es posible que necesitemos ayuda para resolver nuestros problemas. Según el Instituto Nacional de Salud Mental, más de 30 millones de estadounidenses necesitan ayuda para lidiar con sentimientos y problemas que parecen estar fuera de su control: problemas con un matrimonio o relación, una situación familiar o lidiar con la pérdida de un trabajo, la muerte de un ser querido. , depresión, estrés, agotamiento o abuso de sustancias. Esas pérdidas y tensiones de la vida diaria a veces pueden ser significativamente debilitantes. A veces necesitamos ayuda externa de un profesional capacitado y con licencia para solucionar estos problemas. A través de la terapia, los psicólogos ayudan a millones de estadounidenses de todas las edades a vivir vidas más saludables y productivas.


¿Cómo elijo el mejor psicólogo infantil cerca de mí para mi hijo?

¿Busca un psicólogo infantil? Cuando se trata de encontrar cualquier profesional de la salud mental, debes asegurarte de tener lo mejor, ¿verdad? Pero cuando se trata de encontrar a alguien que trabaje con su hijo, se siente aún más protector y más cauteloso. Es por eso que vamos a hablar con usted sobre el proceso de elegir al psicólogo infantil adecuado y asegurarnos de que sea ideal para su familia y especialmente para su pequeño.

Habla con su consejero

Vale la pena mencionarlo: si su hijo está en la escuela, considere hablar con el consejero escolar allí. Estas personas tienen la capacitación y también conocen a profesionales en la comunidad que están listos y son capaces de ayudar a su hijo con dificultades más extensas que ellos mismos. Estas personas tienen muchas conexiones y es probable que conozcan a alguien que encajará bien. Eso no significa que deba elegir a alguien basándose en estas recomendaciones y no hacer más investigaciones, pero es un lugar para comenzar.

Hablar a un amigo

Si conoce a alguien que tiene un hijo en terapia, es una buena idea preguntarle adónde va. Estas son personas en las que confía y por las que se preocupa, por lo que es probable que tengan reservas similares sobre en quién van a confiar con su hijo. También confías en su opinión, así que si te dicen que su terapeuta es genial, ya sabes que probablemente lo sea. A pesar de que sus amigos no tienen capacitación o experiencia, probablemente confíe más en su juicio y opinión que en el consejero de orientación de su hijo en la escuela.

Encuéntrelos usted mismo

Es absolutamente necesario que se reúna con cualquier terapeuta que pueda estar trabajando con su hijo. Hábleles sobre sí mismos y averigüe sus antecedentes, capacitación, métodos, qué van a hacer (en general, por supuesto) y cómo ven trabajar con niños. Si es posible, querrá hablar con un padre de familia de un niño que haya tenido terapia con ellos (aunque esto no siempre es una opción). También querrá saber cuánto durarán las sesiones individuales y cuántas sesiones sugieren. Infórmese también sobre aspectos como su opinión sobre la medicación y los diferentes tipos de terapia que realizan.

Asegúrese de hablar también con el terapeuta específicamente sobre su hijo. Desea mostrarles evidencia de lo que su hijo está experimentando o hablar con ellos sobre el trauma o el evento de la vida que está sucediendo y que hizo que decidiera probar la terapia. Muéstreles información sobre los cambios que están ocurriendo en el comportamiento o los pensamientos de su hijo. En resumen, desea compartir todo lo que pueda con ellos para que tengan una buena idea de lo que es posible que su hijo no les diga al principio.

No elija el primero.

De acuerdo, puede elegir el primero, pero debe asegurarse de hablar con varios terapeutas antes de tomar ese tipo de decisión. Si contrata a un terapeuta antes de reunirse con otra persona, no tiene forma de determinar si tomó la decisión correcta. Desea hablar con al menos tres personas que ha investigado y de las que ha recibido referencias de otras personas en las que confía. Repase la misma información con cada uno de ellos y luego asegúrese de evaluarlos para decidir quién cree que es el mejor.

Evaluar sus credenciales

Mire las diferentes credenciales y antecedentes educativos que tiene la persona que está viendo. Quieres a alguien que tenga mucha experiencia trabajando con niños específicamente y alguien con una sólida formación. Es posible que desee diferentes tipos de terapeutas, según el tipo de ayuda que crea que su hijo puede necesitar. Un consejero vocacional o el médico de su hijo pueden ayudarlo a decidir sobre diferentes credenciales, pero debe saber estas cosas básicas antes de comenzar:

  • Los trabajadores sociales clínicos se centran más en la resolución de conflictos y la resolución de problemas a través de aplicaciones más prácticas. Suelen utilizar asesoramiento estándar, trabajo en grupo, terapia de conversación y terapia de juego para ayudar a su hijo a superar situaciones difíciles y ayudarlo a comprender cómo resolver sus problemas o tomar resoluciones.
  • Los psiquiatras son de los que pueden recetar medicamentos. Si su hijo sufre de depresión o ansiedad, querrá que alguien que pueda administrarle medicamentos le ayude con estas cosas. También querrá a alguien que trabaje con ellos en los pensamientos y sentimientos que acompañan a estas afecciones de salud mental.
  • Los psicólogos tendrán la capacidad de ofrecerse para evaluar y determinar diferentes afecciones o trastornos de salud mental que su hijo pueda tener. Hacen terapia de conversación y también hacen recomendaciones para diferentes tipos de asistencia que su hijo pueda necesitar. Interactúan con psiquiatras, funcionarios escolares y padres para asegurarse de que su hijo tenga un equipo completo.

Conozca sus preferencias de terapia

Es posible que también desee ver más de cerca en qué tipos de terapia participan estas personas. ¿Solo hacen terapia de conversación, similar a la que tendría un adulto? ¿O participan en diferentes tipos de terapia para ayudar a atraer a su hijo a la actividad?

  • Terapia de juego: este tipo de terapia es ideal para los niños pequeños porque se les anima a jugar con juguetes mientras están en el consultorio de su terapeuta. A través de la forma en que juegan y hablan mientras juegan, pueden expresarse de una manera que su terapeuta pueda comprender e interpretar.
  • Terapia de grupo: a los niños mayores les puede ir bien en la terapia de grupo para trabajar con otras personas de su edad o que están pasando por situaciones similares a las que están. Este tipo de terapia les permite a los niños desarrollar su confianza en sí mismos y su competencia social.
  • Terapia cognitivo-conductual: este es un tipo de terapia de conversación y se centra en ayudar a su hijo a cambiar su comportamiento de una manera más positiva. Es posible que se les asignen tareas y deberes en los que trabajar que les ayuden a equilibrar su estado de ánimo y mejorar su comportamiento de diferentes maneras.
  • Terapia familiar: si toda su familia está pasando por algún evento de la vida o evento traumático o incluso si su hijo está pasando por algo solo, podría ser una buena idea involucrar a toda la familia. Este tipo de terapia se centra en cómo pueden interactuar mejor como familia.

Habla con tu hijo

Siempre será importante que hable con su hijo sobre sus preferencias. Después de todo, ellos son los que interactuarán con el terapeuta de manera constante. Entonces, una vez que haya decidido quién le gusta, o lo haya reducido, debe asegurarse de hablar con su hijo y hacer que interactúe también con el terapeuta. Quieres que se sientan cómodos porque si no lo hacen, es poco probable que se abran a su terapeuta.

Hablar con ellos y tener en cuenta sus puntos de vista y sus pensamientos va a ser muy importante. Usted quiere que obtengan una buena experiencia de la terapia, y cuando sientan que están siendo tomados en cuenta, eso ayudará. Van a sentir que han crecido y que confías en ellos. También les muestra que a usted le importa lo que piensan y quiere asegurarse de que estén recibiendo el mejor tratamiento posible. Por lo tanto, asegúrese de trabajar con ellos para tomar una decisión.

Evaluar a lo largo del tiempo

Si se decide por un terapeuta específico, eso no significa que se quede con él para siempre. Si decide que no le agrada alguien después de haber trabajado con él durante un tiempo o si no le agrada a su hijo, puede cambiar de opinión e ir con otra persona. Siga evaluando cómo le está yendo a su hijo y cómo se siente. Luego, asegúrese de actuar sobre lo que encuentre o lo que decida. No querrás mantenerlos en un programa con un terapeuta que no les está recibiendo la ayuda que necesitan. Su hijo recibirá el mejor tratamiento y ayuda si constantemente le pide comentarios a él y al terapeuta.

Elegir al mejor terapeuta para su hijo será un proceso y puede ser estresante porque desea asegurarse de elegir a la persona adecuada. Este tipo de decisión puede pesar su relación con su cónyuge o la persona con la que está criando a su hijo. Si su relación con el otro padre de su hijo se ve afectada, o si tiene algún problema de relación que necesita ayuda para resolverlo, con ReGain, se le asignará un terapeuta que funcione mejor para usted y su situación. Puede asegurarse de que el que elija esté listo y pueda ayudarlo en última instancia a ayudar a su hijo de una manera que será positiva y duradera.

Preguntas frecuentes (FAQ)

¿Cómo sé si mi hijo necesita un psicólogo?

Todos los niños luchan de vez en cuando. El mal humor, el nerviosismo y las dificultades sociales y escolares son partes típicas del comportamiento de los niños y adolescentes. Sin embargo, hay ocasiones en las que las dificultades típicas de un niño y adolescente se convierten en algo más grave, lo que puede indicar que es hora de buscar un psicólogo infantil. Algunos de estos casos incluyen:

  1. Su hijo tiene problemas en múltiples áreas de la vida, como las relaciones familiares, las amistades, el rendimiento académico y las actividades de ocio.
  2. Su hijo se siente mal consigo mismo o tiene menos confianza en sí mismo.
  3. Su hijo muestra signos de preocupación excesiva por el futuro o expresa desesperanza.
  4. Su hijo se ha alejado de la familia, los amigos o las actividades que solía disfrutar.
  5. Hay cambios significativos en el sueño o el apetito de su hijo.
  6. Su hijo con frecuencia se involucra en un comportamiento negativo o se involucra en un comportamiento autodestructivo repetitivo, como tirarse del pelo o pellizcarse la piel.
  7. Su hijo habla o se autolesiona o hace comentarios como & ldquo; desearía no estar aquí & rdquo o & ldquo; a nadie le importaría si no estuviera aquí & rdquo.
  8. Su hijo habla explícitamente sobre el suicidio.

Si bien estos son signos de que podría ser el momento de buscar un psicólogo infantil, usted es quien mejor conoce a su hijo. Si algo no le parece bien a su hijo, podría ser el momento de buscar un psicólogo infantil. Una vez en terapia, los terapeutas infantiles lo ayudarán a usted y a su hijo a navegar por estos difíciles eventos de la vida.

¿Cómo encuentro un buen psicólogo infantil?

Una vez que decida que quiere encontrar un psicólogo infantil, puede ser un proceso abrumador encontrar un psicólogo infantil que sea adecuado para su hijo. Cuando encuentre un psicólogo infantil, es posible que desee ponerse en contacto con el consejero vocacional de su escuela y rsquos para ver si conocen al terapeuta. Los consejeros escolares ndash suelen tener una lista de terapeutas que son excelentes con los niños y los padres.

Una vez que obtenga una recomendación o encuentre un psicólogo infantil por su cuenta, es posible que desee considerar el nivel de educación del terapeuta. Si bien la Asociación Estadounidense de Psicología (APA), una asociación psicológica que representa a los psicólogos de los Estados Unidos, afirma que existen oportunidades dentro del campo de la psicología infantil para aquellos con un título de maestría y rsquos, la mayoría de las personas encuentran que la mayoría de los psicólogos infantiles tienen un doctorado. De hecho, la Asociación Estadounidense de Psicología (APA) informa que casi el 75% de todos los títulos de doctorado en psicología son Ph.D. & rsquos. Aún así, el PsyD se está convirtiendo en una opción cada vez más popular para los más interesados ​​en la práctica profesional que en la investigación. Dado que todos los psicólogos infantiles con nivel de doctorado deben completar una pasantía clínica mínima de 2 años y luego aprobar pruebas estatales y nacionales para obtener la licencia, la diferencia entre un PsyD o un Ph.D. es realmente mínimo, sin embargo, el tipo de psicología que estudian puede influir en su práctica. Por ejemplo, los psicólogos escolares a menudo trabajan en las escuelas y podrán trabajar directamente con los maestros de niños y niñas para desarrollar un plan de acción que beneficiará al estudiante tanto en el hogar como en la escuela. Mientras que los psicólogos del desarrollo a menudo se centran en el desarrollo del ser humano. La psicología adolescente puede ser diferente a la psicología infantil, ya que la psicología adolescente puede estar más enfocada en un enfoque de terapia de conversación, mientras que la psicología infantil puede enfocarse más en la terapia de juego. La psicología de niños y adolescentes normalmente analiza el desarrollo del ser humano con el que están trabajando y luego trata de proporcionar un contexto en el que el niño o adolescente podría estar luchando, ya sea en el comportamiento o en el desarrollo.

Al buscar un psicólogo infantil, es importante recordar que la mayoría de las filosofías de la psicología del niño adolescente están inmersas en el desarrollo del niño y en la satisfacción de sus necesidades de desarrollo para abordar los problemas conductuales o emocionales. Dado esto, algunas de las preguntas que podría considerar hacer incluyen:

  • ¿Cuáles son tus antecedentes y formación?
  • ¿Con qué frecuencia se reúne con sus padres?
  • ¿Estará en contacto con el maestro, consejero escolar o pediatra de mi hijo y rsquos?
  • ¿Qué piensas sobre la medicación?
  • ¿Puedo hablar con un padre cuyo hijo haya trabajado con usted?

Como se mencionó anteriormente, los terapeutas tienen diferentes estilos y enfoques para trabajar con niños, y lo que podría funcionar para un niño podría no funcionar para otro. Asegúrese de tomarse su tiempo al hablar con cualquier terapeuta potencial, y no tenga miedo de hablar con más de una persona. Encontrar los mejores psicólogos infantiles en su área para su hijo puede parecer abrumador, pero al pedir referencias y tomarse su tiempo, usted & rsquoll encontrará a los mejores psicólogos infantiles en su área en poco tiempo.

¿Qué hace exactamente un psicólogo infantil?

La psicología infantil trata una amplia gama de problemas y trastornos que afectan a los niños y sus familias. Los psicólogos infantiles se centran en ayudar a los niños y sus familias a comprender, prevenir, diagnosticar y tratar los problemas emocionales, cognitivos, sociales y del desarrollo. Los psicólogos trabajan con los niños en los diversos trastornos emocionales, mentales y del comportamiento que enfrentan, y los tratamientos se ven diferentes a los tratamientos para adultos. Por lo general, los psicólogos infantiles trabajan individualmente con el niño para generar confianza y hablar con franqueza, sin embargo, los cuidadores de niños y rsquos u otras personas importantes, como los maestros y el pediatra de niños y rsquos, están involucrados en el proceso de tratamiento. Si bien los deberes laborales específicos dependen de en qué se especializan ciertos psicólogos, las tareas típicas en la terapia que los psicólogos infantiles pueden realizar incluyen: administrar pruebas psicológicas realizar investigaciones científicas sobre el desarrollo infantil diagnosticar y tratar discapacidades del aprendizaje o del desarrollo colaborar con un equipo de atención médica para crear un plan de tratamiento único para el niño o adolescente y trabajar con los clientes para manejar problemas de conducta.

¿Cómo puede un psicólogo infantil ayudar a mi hijo?

Un psicólogo infantil ayuda a los niños con una variedad de problemas de comportamiento y desarrollo que enfrentan. A menudo, el enfoque que adopta un psicólogo infantil depende de su formación y de la edad y la etapa de desarrollo en la que se encuentra el niño cuando se reúne con el terapeuta. Por ejemplo, algunos psicólogos infantiles utilizan la terapia de juego con sus clientes, mientras que otros psicólogos infantiles pueden recomendar la terapia de grupo, la terapia cognitivo-conductual o la terapia familiar para abordar las necesidades del niño.

La terapia de juego utiliza juguetes, figuras de acción, juegos y arte para ayudar a los niños en edad preescolar o primaria a expresarse.

La terapia de grupo es ideal para niños mayores o adolescentes que sufren problemas sociales como timidez extrema, intimidación o aislamiento social.

La terapia cognitivo-conductual es popular para los niños que luchan con problemas de atención, fobias y obsesiones.

La terapia familiar puede ser útil cuando una familia experimenta un divorcio, una separación, una enfermedad o la muerte de un ser querido. El terapeuta a menudo trabaja con el niño y la familia para abordar los diversos problemas y luchas que enfrenta el niño.

Los psicólogos infantiles pueden ayudar a los niños con diversos problemas de maneras que se adapten a las necesidades específicas de su hijo y rsquos. La mejor manera de asegurarse de que el psicólogo infantil sea el adecuado para su hijo es hacer preguntas y, en caso de duda, preguntarle a su hijo cómo se siente acerca de la relación con su terapeuta.

¿Cuáles son los signos de un niño con problemas?

Los niños experimentan una amplia gama de dificultades a lo largo de la infancia. Cada niño es único y, por lo tanto, lo que podría ser un signo de angustia para un niño, podría ser completamente normal para otro. A veces, simplemente validar la experiencia de su hijo y rsquos puede ayudarlo a sentirse mejor. Sin embargo, si su hijo ha comenzado a alejarse de la familia, los amigos o las actividades que solían disfrutar o si tiene un comportamiento negativo con más frecuencia, podría ser el momento de buscar un terapeuta infantil. Otro momento para encontrar un terapeuta infantil es cuando su hijo habla o se autolesiona, haciendo comentarios como & ldquo; desearía no estar & rsquot aquí & rdquo o hablando explícitamente sobre el suicidio. Si bien todos los niños pasarán por eventos difíciles de la vida de vez en cuando, podría ser el momento de buscar un terapeuta infantil si parece que su hijo está luchando por superar la dificultad.


Rav Avigdor Miller sobre la elección del psicólogo adecuado

A:
Y la respuesta es, no quiero ser mikapei & # 8217ach los parnassa de los psicólogos frum. No tengo ningún deseo de socavar sus ingresos. Si un psicólogo principiante usa solo el buen sentido común de la Torá, entonces usted le paga por su experiencia, su tiempo y su paciencia. Pero si algún psicólogo que todavía se aferra a los sistemas de los veteranos & # 8211 y, por cierto, todavía lo hacen & # 8211, entonces tienes que saber que te está engañando.

Ahora, tengo que tener cuidado con lo que digo porque algunos buenos realmente no están siguiendo a los viejos psicólogos. Pero para cobrar una buena tarifa, tienen que hablar en el mismo idioma. Entonces dicen que & # 8217te están psicoanalizando & # 8211 & # 8211; de lo contrario no le pagarías & # 8217t. Solo para escuchar un buen consejo, no pagaría dinero. La gente paga dinero por malos consejos, ¿sabes? Siempre que sean palabras importantes, la gente pagará un buen dinero por un mal consejo.

Sin embargo, nadie paga dinero por un buen consejo. Y, por lo tanto, cuando alguien va a visitar a un Rebe que le aconseja, no le paga los honorarios que reciben los psicólogos. No le da a su Rebe setenta y cinco dólares durante media hora.

Pero vas a alguien, un desgraciado, un malvado menuval, y esa persona te da un consejo equivocado y te empapa una gran cantidad que tienes que pagar. Ese & # 8217 es tu onesh! Ese es tu castigo por acudir a esa persona.

Entonces, en general, los psicólogos deben elegirse con el mayor cuidado. Deben ser recomendados por talmidei jajamim. Recientemente, hubo un caso de un psicólogo infantil y se descubrió que era un abusador de menores. Un judío con barba y peyos! ¡Un abusador de menores a gran escala! Él mismo homosexualizó a muchos niños que le fueron enviados. Una historia trágica. Y tenía muy buen nombre como frum judío y una buena influencia.

Y por lo tanto, se debe elegir el mayor cuidado. No envíe a su hijo & # 8211 y no & # 8217t ni siquiera vaya usted mismo & # 8211 a nadie a menos que tenga total confianza en base a las recomendaciones de talmidei chachomim muvhakim. Del mismo modo que no compraría carne si fuera un judío frum a menos que lo sepa, bajo el hashgacha de la administración de un verdadero yorei shamayim, esto es aún más, porque la comida para la neshamá es aún más importante.


Consejos para encontrar el terapeuta adecuado

Cuando busca un terapeuta en el Directorio de recursos, puede obtener más de un resultado para su área. Hay muchos factores a considerar ahora al elegir el terapeuta adecuado para su hijo. Además de cuestiones prácticas como si aceptan su seguro, qué tan conveniente es su oficina para usted, etc., también debe asegurarse de que el terapeuta sea alguien con quien usted y su hijo se sientan cómodos trabajando. A continuación, se ofrecen algunos consejos que le ayudarán a encontrar el mejor tratamiento posible para su hijo.

Recuerde que algunos terapeutas tratan mejor que otros el TOC en niños y adolescentes. Es importante entrevistar a los terapeutas para averiguar si saben cómo realizar bien la terapia de prevención de exposición y respuesta (ERP). Sus respuestas a sus preguntas son una buena guía de lo que desea saber sobre un nuevo terapeuta. Su consulta inicial puede realizarse por teléfono o en persona, pero de cualquier manera, recuerde:

  • Tiene derecho a hacer preguntas. ¡Esta es la vida y la salud de su hijo!
  • Si el terapeuta es cauteloso, oculta información o se enoja con sus solicitudes de información, probablemente debería buscar en otra parte.
  • Si el terapeuta aprecia lo importante que es esta decisión para usted y su familia y es abierto, amigable y conocedor, ¡es posible que tenga una joya de terapeuta!
  • La relación de su hijo con el terapeuta es importante, especialmente porque él o ella potencialmente le pedirá a su hijo que haga cosas que a su hijo le pueden dar miedo al principio.

Aquí hay algunas buenas preguntas para hacer al considerar si el terapeuta es una buena opción:


Elegir al terapeuta adecuado: aspectos a tener en cuenta

La elección de un terapeuta es principalmente una función combinada de instinto, preferencia, conveniencia y recursos disponibles a su alrededor: con quién se siente más cómodo, cuyo estilo se adapta mejor a usted y a quién puede acceder y pagar más fácilmente.

En la India, no existe un bar que autorice o certifique a los terapeutas. Los psicólogos clínicos pueden registrarse en el organismo médico rector de la India (RCI), pero no se les evalúa su competencia al ingresar al campo, ni se monitorea su educación continua. Dicho esto, no todo está perdido. Todavía tenemos excelentes terapeutas. Solo tenemos que aprender a aplicar un filtro y asegurarnos de encontrar quien sea mejor para nosotros.

He enumerado aquí algunos de los factores que podría tener en cuenta al buscar un terapeuta.

  1. Capacitación: Su terapeuta debe estar capacitado en institutos académicos y de formación creíbles. Su calificación mínima deseada debe ser un MPhil en Psicología Clínica o un PsyD (o D.Psych). Los estudiantes con maestrías en psicología clínica / de consejería de institutos destacados también pueden ofrecer sus servicios. Age is not a “legal” criteria, but it does bring experience with it.
    However, don’t discount the young therapist. They may be astute, excellent and perhaps very creative in their work. Just make sure you’re aware of what their level of experience is, and what approach they would like to take with you. Extra points if they are under therapy and supervision themselves, which means that a senior professional is helping them help you. It shows their commitment towards you and that they have admirable ethical standards as young professionals.
    Certain newer therapies like art and drama therapies might have professionals holding diplomas in their fields. This is acceptable, but make sure that these are not 2 day training courses your prospective mental health professionals attended. A (much) longer certified training program is recommended for someone to become a “professional”. Additionally, it is much preferred if the professionals are trained clinical therapists first, and choose arts like dance or drama as a modality of therapy. This will not always be the case, but is preferred.
    Psychiatrists are often MBBS, MD Psychiatry. In India, they are NOT trained to be therapists. They deal with medicine only. So neither should you expect it from them, and neither should they be offering this to you – unless they have sought additional training (like an extra masters or a diploma course) for becoming talk-therapists.
    Do not feel shy in asking any mental health professional for their background – your health is at stake, and you have every right to know whom you’re going to trust with it. If they have a problem sharing this information, or take offense to this, you may choose to not engage with them.
  2. School of thought: Your therapist can come from any of the tens of schools of thought floating around. Some are more known like Cognitive Behavioral Therapy, Existential Therapy, and Psychoanalysis. There are many others too. As a therapist, it is important that they explain to you what school of thought they come from, and how therapy will proceed based on that.
    I find that an increasing number of psychologists are adopting something called an eclectic approach. When you hear these words, you should expect that the therapist has training in different therapies, and will use with you the techniques that are best suited to you. It does not refer to a simultaneous combination of therapies – a common error in understanding made more by therapists than clients.
  3. Distance: There will be times when you will not want to go for therapy. This is a normal part of therapy-induced-healthy-anxiety, and sometimes just simple laziness! So it’s not absolutely necessary but if you can, find a therapist located close enough that distance is never a reason for you to not go.
  4. Duration of sessions: Sessions can be as short as 30 minutes but tend not to be over 50 minutes. I personally recommend the 50 minute sessions – they always seem more meaningful and deep.
  5. Number of sessions: Therapists sometimes can tell you how long they predict you will be in therapy for. This is common for CBT based therapies, but not always otherwise. Being in therapy is a voluntary practice and it’s really up to you how long you want to stay in therapy for, which you can decide once you gauge its benefit to you.
  6. Frequency of sessions: Based on the school of thought and urgency of your situation, you might be required to see your therapist once every two-three weeks for less urgent situations, to twice-thrice a week for more severe conditions. This is tailored to mutual convenience and affordability.
  7. Fee: There are no standard fee structures or protocols that are mandated of therapists. They can range from INR500 for a session to INR4000. You have to decide what suits your pocket, and what’s worth it – are they experts in their field? Do you feel that they will understand you best? And do you think that they will help you arrive at the answers you’re seeking? This is the same as seeking out medical help from other doctors. The additional factors here are the number, frequency and duration of your sessions which will also play a role in your decision. On an average, you might want to prepare for a range of INR800 – 2500 per session. Fees will vary as a function of, for example, the qualification and experience of the therapist, and even their location of practice (city / area).
  8. Sharing a world view: You and your therapist must share the same world view, or at least have a tolerance for each other’s world views. You don’t want to visit a therapist who scoffs at your idea of an arranged marriage, or conversely polices you morally when you decide to marry for love, or abort a child. You will likely share extremely sensitive information from your life, and there is almost no exception to the rule that this information should be received in a non-judgmental environment.
  9. Human connection: All the above factors don’t come close to the importance of this one. Make sure your therapist works with you to make you feel a sense of control and direction in your life. A good therapist will help you find yourself, not tell you who to be. Good therapists are those who can create a safe environment for you. In therapy you will purge some of your problems, if not all. These can get embarrassing or intensely tearful. A good therapist is able to psychologically contain and hold your emotions, giving you space to express and then helping you make sense of them. Somehow, they have the ability to help you while remaining stable themselves. They can take your sadness and worries, and remain calm, while still genuinely feeling your pain. You can feel their lack of judgment fill the room with a sense of support. This can’t be taught. Some people are just gifted. As a client, if the therapist is faking it, you’ll know immediately (and feel free to call them out on it).
    Fortunately or not, there is no such thing as a universally good therapist. Therapy is a human connection. Before judging training and patience, you must be able to trust that this therapist, this person, will be able to be there for you. You’ll know when you feel understood. For this, there is only one fool-proof test – your gut.

Evaluate honestly your level of mental distress, and try and give it the same priority as you would a physical illness. We are nothing if not mentally peaceful and happy. Make time and save money for a good therapist.

If you have a particular question about a choice you are considering, feel free to run it by us. If we can, we’ll be happy to help! [email protected]

Note: This article refers only to individual therapy sessions. I am grateful to Shalini John for pointing this out, as well as reminding me that group and family therapy sessions routinely extend well over an hour. Others, like Lacanian therapy styles, hold sessions for under 15 minutes. (Shalini John is a practicing clinical psychologist in New Delhi, with many years of diverse training and experiences informing her opinion).


Child or Adolescent Therapists in Virginia Beach, VA

Child or Adolescent Therapists
If you're looking for help with children or for a Virginia Beach child therapist these professionals provide help with child development, child education and help for child therapists. They include child therapists in Virginia Beach, child psychologists, child psychotherapists and child counselors. They can help with child abuse, mother child issues, child neglect, child behavior, child discipline.

For help with adolescents or for a Virginia Beach adolescent therapist these professionals provide help with adolescent development, adolescent education and help for adolescent therapists. They include adolescent therapists in Virginia Beach, adolescent psychologists, and adolescent counselors. They can help with adolescent behavior, adolescent learning and adolescent discipline. They'll also help with teens in Virginia Beach, teenagers in Virginia Beach, communicating and understanding your teenager, Virginia Beach teenager behavior and teenager learning issues.


Choosing the Right Therapist: Five Simple Steps

Choosing the right therapist really depends on your needs and the counseling style that will work best for you. There are several steps that you should take if you want to find a counselor that will truly make an impact on your life. These steps include:

Step 1: Go with your gut. Many people pick a therapist who makes them feel at ease, so pay attention to the way you feel when you’re talking to a potential therapist. Keep in mind, though, that this is only the first step in choosing the right counselor for you. Because, while you do need to have a good amount of comfort and trust with your counselor, you also need to be certain that you’ll get results. Since therapy is personal, you do need to feel your therapist is the right fit in terms of comfort, but this shouldn’t be the only criteria.

Step 2: Look for credibility and knowledge. Not all therapy is the same, and many types of therapy have little to no evidence showing that they significantly help people. With that in mind, finding out the type of therapy the counselor uses is very important. Do a little research so you are an informed consumer.

Step 3: Evaluate their therapy style. Some therapists say they practice evidenced-based therapy, which is a great start, but you may want to ask a little more about their training or visit their website to see if this gives you a better indication of their counseling style. Do they have a website? If so, is it informational or just an advertisement for their services? These details also give you a sense of what you can expect from them in terms of how serious they take their work. Therapists who give a good amount of helpful information on their websites will typically have your best interests in mind and will be dedicated to helping you get the best results.

Step 4: Are they easy to understand? Another factor that is important when it comes to choosing a counselor or therapist is taking a look at how he or she speaks to you. Some counselors have brilliant ideas, but they can’t get their message across in simple, layperson language that is easily understood. After all, you won’t get far if you don’t understand what your counselor is talking about. You’ll be able to tell how easy potential counselors are to understand by the way they write for their websites or by the way they talk if you speak to them over the phone. They should also be patient with your questions and not act in a condescending way.

S tep 5: Consider a specialist. Choosing a counselor who specializes in many areas may be a sign that this person knows a little bit about many topics, but may not be well versed in working with your particular concern. A better choice would be to find someone who focuses on your particular struggle or to choose a group practice that can help you find the person who is best suited to help with your needs.

Try to find someone who has a good combination of the above characteristics. If you can find a therapist who helps you feel comfortable, provides evidence-based therapy, is serious about helping you work through your struggles, is easy to understand, and has experience with your particular needs, you will have a much better chance at getting significant results from your therapy.


Choosing the Right Child Psychologist in Calgary

Choosing the right child psychologist is important to both you y tu niño.

A troubled child who does not like their therapist will not respond well to treatment and may even develop worsening symptoms. Adicionalmente, usted want to feel comfortable around your child’s psychologist and feel like he or she understands and empathizes with the problems you and your child are experiencing.

Where to Start

An excellent way to begin the process of choosing the right child psychologist is to schedule an initial visit with one of Insight’s Psychologists in Calgary before bringing your child in. Here, you can discuss the issues which seem to be troubling your child and ask the therapist any questions you may have while at this introductory visit.

Your child may want you to accompany your child during their first session with their psychologist. This may be helpful because it could provide you with insight into whether your child likes and may eventually trust this particular psychologist.

Take it Slow

However, it is important to note that a child who is experiencing serious problems will likely seem initially wary of any child counsellor. Because you want the best for your child when they are emotionally hurting and obviously unhappy, don’t rush to take your child to the first psychologist available. Allow the child to have some control over this situation by asking what they think about a psychologist and whether they wants to talk with him again.

How Insight can Help

Insight offers several highly trained child psychologists and a wide variety children’s services to our Calgary residents. Contact our team in Calgary to get started!

Erectile Dysfunction : Medical Cause but Psychological Impact

So, you’re experiencing erectile dysfunction (ED), which motivated you to see your doctor and .

Improving Your Mental Resiliency and Fitness

According to Canadian Mental Health Association, mental health is a state of well-being, which .

Book an Appointment

We’re here when you need us! Now offering a book online option to allow you to access therapist availabilities when it is convenient for you.


Finding the Right Therapist

From PsyD&rsquos to LCSW&rsquos and behavior management to cognitive behavioral therapy&mdashand everything in between&mdashfinding the right therapist and type of therapy can be overwhelming. Dr. Fox shared seven tips to help you find the right kind of therapist for your child or yourself.

First, overcome any hesitancy or resistance about therapy.

You might be telling yourself, &ldquoI&rsquom fine they&rsquore fine everything&rsquos fine. We don&rsquot need therapy.&rdquo Whether it&rsquos denying there is a problem, certain fears, stigmas or a sense of embarrassment, there are many reasons and excuses we give for not seeking help.

Most difficult times might not require therapy. We can often handle with the support of our community. However, if you or your child are struggling mentally to cope, there is no shame for leaning on a mental health professional who can help. Therapy isn&rsquot a scarlet letter.

&ldquoSometimes it takes talking to an expert for us to realize that we&rsquore helping ourselves and our children to recognize and verbalize the problem or problems at hand, which can often be difficult for us to own up to on our own,&rdquo Dr. Fox said. &ldquoWhen we normalize the problems others are facing, we open up an avenue for people to talk about them openly and no longer in secret.&rdquo

Check with your insurance company.

If you have insurance, check with your provider to get a list of in-network therapists in your area. You can also check with your company to see if they have an Employee Assistance Program for a list of professionals. You can check with your doctor, your religious organization or your child&rsquos school counselor. The National Association of Free & Charitable Clinics also has a list of groups funded by the federal and state government that will charge less than you might pay for a private therapist.

Do some research on mental health professionals and create a short-list.

Don&rsquot just pick the first name you find. Just like one size won&rsquot fit most, neither do therapists. Ask yourself some questions: Would you or your child prefer a male or female? Does the therapist specialize in your area of concern? Are they experienced working with children? Would you prefer a doctor or licensed mental health professional? What is their therapeutic approach and training?

&ldquoEvaluate the professionals&rsquo training and expertise and then utilize your understanding of your child or yourself to determine if they&rsquoll be a good fit,&rdquo Dr. Fox said.

Conduct a preliminary phone screen and/or in-person interview with your short-list.

Once you&rsquove narrowed down your list, email or call those on your shortlist to set up a time to chat or schedule time to meet IRL (in real life). This is your opportunity to see if any of the therapists would be a good fit for your child and/or for yourself. Therapists have different styles and ways of approaching their work with adults and children that may or may not be your cup of tea.

Here are a few questions to consider when speaking with the therapists:

  • What&rsquos your experience working with this particular problem?
  • Can you explain the therapeutic approach you use? Will it just be with me, the family or just my child?
  • How do you measure progress? How long do patients typically stay in therapy with you?
  • What are your thoughts on medication?
Telehealth might be an option too.

Since the COVID-19 pandemic started in 2020, most health care providers, including mental health providers, have telehealth to support patients through the pandemic. Online therapy has many benefits: you can do therapy in the comfort of your home, no fighting traffic or sitting in a waiting room, and you might be able to access the therapist&rsquos schedule more.

Check with your insurance provider to see if online/telehealth is covered, and then check to see if your therapist provides this service.

Don&rsquot feel bad if the therapist isn&rsquot working out.

If after a few sessions, you or your child isn&rsquot clicking with the therapist, don&rsquot feel bad. Although it may feel a bit awkward bringing up, therapists have these conversations often. If you are comfortable sharing with them your concerns, they might help you find someone who is better suited to your needs and refer you to that person. In the end, it&rsquos important to make sure you work with someone you and your child feel comfortable with, so you can get the best treatment.

Remember, therapy isn&rsquot a bad word.

The best way to approach therapy is to think of it as a tool to get you where you need to be. Therapy can&rsquot always make the problem go away, but it can give family members new skills to get through difficult situations or trauma much easier.

&ldquoFor children especially, it can give them the opportunity to identify, discuss and understand problems to develop the necessary coping skills to live as a child up into adulthood,&rdquo Dr. Fox said. &ldquoIt also provides parents the opportunity to address their concerns and gives them ways they can assist their child appropriately and effectively.&rdquo