Información

¿Nuestros cerebros tienen dificultades para detectar el no?

¿Nuestros cerebros tienen dificultades para detectar el no?

En la mayoría de los seminarios de negocios, o en la película El secreto, por ejemplo, se dice que si queremos ser ricos tenemos que creer que queremos ser ricos.

Tenemos que querer la paz, no la guerra. Tenemos que estar a favor de la riqueza, no en contra de la pobreza.

Se dice que nuestra mente subconsciente no puede procesar no.

Entonces, contra la guerra significa querer la guerra. La lucha contra la pobreza significa pro pobreza.

¿Es esto cierto?

¿Qué parte de nuestro cerebro nos guía subconscientemente hacia el resultado que imaginamos? ¿Existe tal cosa? ¿Es cierto que no puede procesar no?


¿Nuestros cerebros tienen dificultades para detectar el no? - psicología

Aunque los trastornos del desarrollo y del comportamiento están cada vez más extendidos, la mayoría de la sociedad aún no los comprende bien. La falta de conocimiento se ve agravada por el estigma que a menudo acompaña al diagnóstico de un trastorno del desarrollo o del comportamiento. Los padres y los médicos pueden informarse a sí mismos y a los demás sobre la variedad de trastornos, así como las oportunidades de tratamiento e intervención. Ya sea que un niño tenga un retraso o un trastorno del desarrollo, la identificación e intervención tempranas son esenciales para lograr el mejor resultado posible.

El trastorno del desarrollo más común es el retraso mental. Según los CDC, más de uno de cada 100 niños en edad escolar en los Estados Unidos tiene algún tipo de retraso mental. La parálisis cerebral es el segundo trastorno del desarrollo más común, seguido de los trastornos del espectro autista.

La siguiente lista describe los diferentes tipos de trastornos del desarrollo y del comportamiento, proporciona una breve descripción de cada uno e identifica los sitios web que pueden servir como un recurso introductorio para los padres.

Trastorno por déficit de atención (ADD) / Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (ADHD)

El trastorno por déficit de atención / hiperactividad (TDAH) es uno de los trastornos neuroconductuales más comunes, caracterizado por problemas de falta de atención, hiperactividad, impulsividad o una combinación. Para que estos problemas se diagnostiquen como TDA / H, deben estar fuera del rango normal para la edad y el desarrollo del niño. Por lo general, se diagnostica por primera vez en la infancia y, a menudo, persiste hasta la edad adulta. El diagnóstico se puede realizar de manera confiable utilizando métodos de entrevista de diagnóstico bien probados. El tratamiento puede incluir intervenciones médicas, educativas, conductuales y / o psicológicas. El TDAH es un trastorno de por vida que puede afectar negativamente muchos aspectos de la vida diaria si no se trata, incluido el hogar, la escuela, el trabajo y las relaciones interpersonales.

Síndrome de angelman es un trastorno genético en el que falta o no se expresa un gen del cromosoma 15. Los niños con síndrome de Angelman suelen tener retrasos en el desarrollo que suelen ser evidentes entre los 6 y los 12 meses de edad. El diagnóstico se puede establecer mediante pruebas genéticas y de ADN desde el primer año de vida. En los niños afectados, la comprensión del lenguaje y las habilidades no verbales suelen estar más desarrolladas que el lenguaje hablado y el niño afectado puede tener pocas palabras o ninguna. Los niños con síndrome de Angelman tienen dificultades con el movimiento y el equilibrio. Su comportamiento puede combinar risas y sonrisas frecuentes, una personalidad fácilmente excitable, movimientos de aleteo de las manos, comportamiento hiperactivo y poca capacidad de atención. Las características y preocupaciones físicas asociadas, como convulsiones, problemas de movimiento, hipopigmentación, problemas de sueño y alimentación, están presentes en aproximadamente el 20-80% de los niños que tienen este trastorno. Se ha demostrado que muchas intervenciones educativas y conductuales son eficaces además de las terapias físicas y ocupacionales, las intervenciones del habla y el lenguaje, la modificación de la conducta y la capacitación de los padres.

Para obtener más información, visite: Angelman Syndrome Foundation.

Desórdenes del espectro autista

Visite la página web First Signs & # 8217 dedicada a los trastornos del espectro autista, donde proporcionamos una descripción detallada de estos trastornos.

Para obtener más información, visite: Autism Society of America.

B trastorno ipolar (o depresión maníaca) es una forma de trastorno del estado de ánimo que se caracteriza por una variación de estados de ánimo que fluctúan entre una fase maníaca de euforia, hiperactividad e hiper imaginación, y una fase depresiva de inhibición, lentitud para concebir ideas y moverse, y ansiedad o tristeza. Los síntomas pueden estar presentes desde la infancia o la niñez temprana, o pueden surgir repentinamente en la adolescencia o la edad adulta. Los niños, cuyos síntomas se presentan de manera diferente a los de los adultos, pueden experimentar cambios de humor severos y repentinos muchas veces al día. Para un diagnóstico de trastorno bipolar, los criterios de adultos deben cumplirse mediante una variedad de medidas. Todavía no existen criterios separados para el diagnóstico de niños. El trastorno bipolar es una afección crónica que se puede tratar con medicamentos, un estrecho seguimiento de los síntomas, educación sobre la enfermedad, asesoramiento o psicoterapia para el individuo y la familia, reducción del estrés, restricciones dietéticas y suplementos nutricionales, sueño y ejercicio regulares y participación en red de apoyo.

Trastorno del procesamiento auditivo central (CAPD)

El trastorno del procesamiento auditivo central (CAPD) es un trastorno neurológico complejo y, a menudo, mal entendido que se presenta en personas con audición normal que tienen una capacidad reducida o deteriorada para discriminar, reconocer o comprender sonidos. Los síntomas son muy individuales, van de leves a graves con muchas causas y expresiones diferentes. Los niños con CAPD no pueden procesar completamente la información auditiva que se transmite entre el oído y el cerebro. Pueden tener dificultades para oír en medio del ruido de fondo que les distrae, para recordar información, para discriminar entre sonidos o palabras similares o para escuchar el tiempo suficiente para completar una tarea. El CAPD puede afectar su capacidad para desarrollar las habilidades lingüísticas normales, tener éxito académico o comunicarse de manera eficaz.

Los especialistas capacitados, como los patólogos del habla y el lenguaje y los audiólogos, pueden evaluar la CAPD mediante pruebas auditivas, como pruebas conductuales y electrofisiológicas. Los patólogos del habla y el lenguaje y otros especialistas educativos pueden proporcionar una variedad de estrategias de tratamiento para ayudar a los niños con CAPD a solucionar muchos de los desafíos receptivos, organizativos y de retención causados ​​por este trastorno. Las habilidades de procesamiento auditivo de algunos niños pueden madurar en el desarrollo hasta el punto en que se vuelven indistinguibles de las de otros niños. Otros pueden tener síntomas más crónicos a lo largo de sus vidas.

La parálisis cerebral es un trastorno causado por un daño en el cerebro que ocurre antes, durante o poco después del nacimiento. Afecta el movimiento corporal y la coordinación muscular. Las personas con parálisis cerebral también pueden experimentar convulsiones, alteraciones del habla, deficiencias auditivas y visuales y retraso mental. Es posible que los niños con parálisis cerebral no puedan caminar, hablar, comer o jugar de la misma manera que la mayoría de los otros niños. La parálisis cerebral puede incluir versiones más leves o síntomas más graves que conducen a una dependencia total. Aunque la parálisis cerebral es una afección de por vida, el entrenamiento y la terapia pueden ayudar a mejorar la función.

El síndrome de Down es una anomalía cromosómica que cambia el curso del desarrollo y causa las características asociadas con el síndrome. Puede haber retraso mental de leve a severo entre los afectados. El habla y el lenguaje también pueden retrasarse. El diagnóstico generalmente se sospecha al nacer debido a la presencia de características físicas como lengua grande, problemas cardíacos, tono muscular deficiente y rasgos faciales planos. El diagnóstico se confirma mediante pruebas cromosómicas.. El trastorno está asociado con una discapacidad de por vida, pero puede tratarse mediante una variedad de intervenciones educativas y conductuales adecuadas, además de terapias ocupacionales, intervenciones del habla y el lenguaje, modificación de la conducta y capacitación de los padres.

Para obtener más información, visite: National Down Syndrome Society

Trastorno del lenguaje expresivo

El trastorno del lenguaje expresivo es un trastorno del desarrollo en el que un niño tendrá problemas para expresarse en el habla. Las características pueden incluir vocabulario limitado, dificultad para recordar palabras y producir oraciones complejas o largas. Los niños con trastorno expresivo a menudo comienzan a hablar tarde y experimentan retrasos en la adquisición del lenguaje expresivo. Si se sospecha un trastorno del lenguaje expresivo, deben realizarse pruebas estandarizadas de lenguaje expresivo e intelectuales no verbales y, en ciertos casos, evaluaciones funcionales. Los trastornos del lenguaje expresivo pueden interferir con la comunicación académica y social. La terapia del habla y las terapias de habilidades sociales pueden beneficiar a los niños afectados por este trastorno.

El síndrome de X frágil es un trastorno genético y es la forma más común de retraso mental hereditario. Es más común en niños que en niñas. Las personas con este trastorno a menudo tienen características físicas distintivas, como una cara alargada, orejas grandes y prominentes y articulaciones hiperextensibles. Las personas con síndrome de X frágil pueden experimentar cierto grado de retraso mental o problemas de aprendizaje junto con retrasos en el habla y el lenguaje. Además, el 15-20% también puede exhibir comportamientos asociados con el autismo. Las pruebas de ADN pueden determinar un diagnóstico de X frágil, que es un trastorno de por vida sin cura, pero que se puede tratar con terapias conductuales y educativas.

Para obtener más información, visite: FRAXA Research Foundation

Isodicéntrico 15, abreviado idic (15), pertenece a un grupo de condiciones genéticas. La mayoría de los niños y adultos con idic (15) experimentan discapacidades del desarrollo. Estos pueden variar de leves a graves y pueden estar acompañados de otros problemas neurológicos, físicos y de comportamiento. Aunque hay pocas características físicas comunes, pueden presentarse diferencias estructurales como un puente de la nariz plano (nariz de botón), pliegues en las esquinas de los ojos y otros. Los individuos también pueden mostrar hipotonía y convulsiones. El trastorno se diagnostica mediante análisis de sangre cromosómica y se confirma mediante una prueba genética llamada hibridación fluorescente in situ (FISH). Hay disponibles terapias como fisioterapia, terapia ocupacional y del habla junto con técnicas de educación especial para ayudar a abordar muchos de los síntomas de idic (15) y pueden ayudar a estos niños a desarrollar todo su potencial.

El síndrome de Landau-Kleffner (LKS) es un trastorno infantil que se caracteriza por una pérdida progresiva de la capacidad para comprender y utilizar el lenguaje hablado, después de un período de desarrollo normal del habla. El LKS ocurre con mayor frecuencia en niños de desarrollo típico que tienen entre 3 y 7 años de edad. A menudo se acompaña de actividad convulsiva nocturna y, por lo general, se diagnostica mediante un electroencefalograma durante el sueño. Algunos tratamientos incluyen medicamentos para controlar las convulsiones, terapia con corticosteroides para mejorar la capacidad del lenguaje e instrucción en el lenguaje de señas. Aunque se ha informado de recuperación del lenguaje en algunos casos, es imposible predecir el resultado de este trastorno debido a la variedad de diferencias en los individuos afectados y la relativa falta de investigación clínica y neuroconductual.

Las discapacidades de aprendizaje son un grupo de trastornos neurológicos que se manifiestan en la infancia y que se caracterizan por dificultades para aprender, clasificar y almacenar información. Por lo general, los individuos afectados tienen una inteligencia media o superior a la media. Los niños con discapacidades de aprendizaje pueden tener una o más dificultades con habilidades como escuchar, hablar, leer, escribir, razonar o habilidades matemáticas que interfieren con el rendimiento académico, los logros y, en algunos casos, las actividades de la vida diaria. Las dificultades de aprendizaje pueden superponerse con otros trastornos o influencias ambientales, pero no son el resultado directo de esas condiciones o influencias. A menudo, estas discapacidades no se identifican hasta que el niño alcanza la edad escolar. El rendimiento en las pruebas estandarizadas generalmente se encuentra por debajo de lo esperado para la edad, la escolaridad y el nivel de inteligencia. Las medidas cognitivas estandarizadas y las herramientas de diagnóstico, además de las observaciones de los profesionales de la educación, ayudan a identificar las áreas en las que estos niños están experimentando problemas. Algunos niños encuentran difícil aprender en un salón de clases regular y se les puede recomendar clases de LD para ayudarlos a recibir una enseñanza más específica e intensiva. Es posible que requieran que la información se presente en varios formatos y se desglose en fragmentos manejables antes de que puedan comprenderla por completo. Las discapacidades del aprendizaje duran toda la vida, pero con la intervención, la capacitación y las estrategias adecuadas, las personas pueden llevar una vida exitosa y plenamente funcional.

Para obtener más información, visite: National Center for Learning Disabilities

El retraso mental es una discapacidad que se presenta en la infancia y se caracteriza por limitaciones sustanciales en el funcionamiento intelectual y las habilidades de adaptación. Una persona con retraso mental puede tener dificultades con la comunicación, las habilidades conceptuales, las habilidades sociales, el cuidado personal, la vida en el hogar, las habilidades sociales, el uso comunitario, la autodirección, la salud y la seguridad, las funciones académicas, el ocio y el trabajo. El diagnóstico se realiza a través de a) pruebas estandarizadas b) determinando las fortalezas y desafíos de un individuo en las habilidades de comportamiento intelectual y adaptativo, consideraciones psicológicas y emocionales, consideraciones físicas y de salud y consideraciones ambientales yc) determinando los apoyos necesarios a través de un equipo interdisciplinario. Las estrategias de intervención se entregan proporcionando recursos de apoyo y estrategias específicas para promover el desarrollo, la educación, los intereses y el bienestar personal del niño, adolescente o adulto afectado. Brindar apoyos individualizados puede mejorar el funcionamiento personal, promover la autodeterminación y la inclusión social, y mejorar el bienestar personal de una persona con retraso mental.

Los defectos del tubo neural son defectos de nacimiento que afectan al sistema nervioso central. Estos defectos de la médula espinal y / o del cerebro son el resultado de una falla en la formación del tubo neural. Estos trastornos pueden presentar diversos grados de discapacidad, que incluyen problemas de aprendizaje, problemas sociales, parálisis de las extremidades inferiores, pérdida del control intestinal o de la vejiga e hidrocefalia (agua en el cerebro), que puede producir retraso a menos que se trate quirúrgicamente. La espina bífida es el defecto del tubo neural más común en el que la médula espinal no se cierra sobre la columna nerviosa durante el período prenatal. Puede implicar pérdida de sensibilidad y debilidad muscular severa del cuerpo por debajo del nivel de la lesión. Aunque los resultados varían ampliamente, con nuevos tratamientos médicos y tecnología, muchas personas con espina bífida pueden esperar vivir una vida normal y, a menudo, tener carreras, casarse y tener familias.

La PKU es un trastorno metabólico hereditario en el que el cuerpo no puede metabolizar el aminoácido fenilalanina que está presente en muchos alimentos comunes. Si el tratamiento de la enfermedad no se inicia dentro de las primeras semanas de vida, la PKU puede causar varios grados de retraso mental, convulsiones y otros problemas neurológicos. Debido al resultado muy positivo cuando los niños son identificados y tratados temprano, la detección de PKU en recién nacidos se lleva a cabo en todos los estados de los EE. UU. Y en muchos otros países. La restricción dietética de alimentos muy ricos en proteínas y el uso de una fórmula sintética como sustituto nutricional pueden reducir o eliminar estos problemas, ayudando así a los niños con PKU a esperar un desarrollo normal y una esperanza de vida normal.

Para obtener más información, visite: National PKU News

El síndrome de Prader-Willi es una combinación de defectos de nacimiento causados ​​por heredar ambas copias del cromosoma n. ° 15 de la madre (25%) o por heredar una deleción de una región del cromosoma n. ° 15 del padre (75% de PWS). Los signos de SPW incluyen hipotonía, retraso del desarrollo global evidente antes de los 6 años, problemas de alimentación en la infancia, cara estrecha, ojos almendrados, boca pequeña, hipopigmentación, problemas de planificación motora, problemas de comportamiento, trastornos del sueño y problemas de alimentación compulsiva. El diagnóstico se realiza mediante pruebas genéticas y de ADN. Los tratamientos incluyen restricción de alimentos, ejercicio diario, medicamentos, terapias físicas y ocupacionales, terapia del habla, terapia con hormona del crecimiento y servicios de educación especial. Si se controla el peso, la esperanza de vida puede ser normal y la salud y el funcionamiento del individuo pueden maximizarse.

Los trastornos convulsivos son trastornos neurológicos que pueden causar convulsiones físicas, signos físicos menores, alteraciones del pensamiento o una combinación de síntomas que son el resultado de una actividad eléctrica incontrolada en el cerebro. Una persona con un trastorno convulsivo, como la epilepsia, puede experimentar uno o más tipos diferentes y niveles de gravedad de convulsiones. La afección puede desarrollarse en cualquier momento de la vida, especialmente en la primera infancia, durante la adolescencia y la vejez. Los tratamientos incluyeron medicamentos para prevenir convulsiones, cirugía, dieta cetogénica (principalmente en niños) o estimulación eléctrica del nervio vago, un nervio grande que llega al cerebro. Aunque los medicamentos para las convulsiones no son una cura, controlan las convulsiones en la mayoría de las personas con epilepsia. Para algunos, los trastornos convulsivos serán un problema temporal, que se controlará fácilmente con medicamentos y desaparecerá después de unos años. Para otros, puede ser un desafío de por vida que afecte a muchas áreas de la vida.

Para obtener más información, visite: Epilepsy Foundation

El síndrome de Tourette es un trastorno neurológico caracterizado, en forma leve, por movimientos y sonidos corporales involuntarios recurrentes (llamados tics) y, en casos avanzados, por grandes movimientos corporales involuntarios, ruidos como ladridos y silbidos y, en muchos casos, un impulso incontrolable de proferir obscenidades. . Las personas con síndrome de Tourette suelen ser impulsivas y tienen otros síntomas del trastorno por déficit de atención. Si bien la edad promedio de aparición del síndrome de Tourette es de 6 a 7 años, hay muchos casos en los que los padres se dieron cuenta más tarde de que los tics de sus hijos en realidad habían comenzado mucho más jóvenes. En casi todos los casos, el síndrome de Tourette surge antes de los 18 años, pero hay excepciones. El diagnóstico se basa en el historial del paciente, la observación y las pruebas para descartar otras afecciones. Se cree que la mayoría de los casos de ST son "leves", lo que significa que el individuo no busca tratamiento y / o no experimenta una interferencia significativa en su vida debido a sus tics. Si los tics se vuelven problemáticos, hay opciones de tratamiento disponibles. Existe una variedad de medicamentos que pueden brindar cierto alivio a los tics y al menos un tratamiento sin medicamentos validado empíricamente para los tics.

Lesión cerebral traumática (TBI)

La lesión cerebral traumática (TBI) es una categoría de discapacidad que ocurre como resultado de una lesión en el cerebro como resultado de un accidente, oxígeno insuficiente, intoxicación o infección en cualquier momento durante la vida de una persona. No incluye lesiones cerebrales congénitas o degenerativas o lesiones cerebrales causadas por traumatismos del nacimiento. Las lesiones cerebrales traumáticas pueden resultar en deterioro de la cognición, el lenguaje, las habilidades sociales, la memoria, la atención, el razonamiento, el comportamiento, el funcionamiento físico, el funcionamiento psicológico, el procesamiento de la información o el habla. Los desafíos físicos pueden incluir la deambulación, el equilibrio, la coordinación, la motricidad fina, la fuerza y ​​la resistencia. Los especialistas médicos y neurológicos determinan un diagnóstico mediante evaluaciones conductuales y neuropsicológicas. Además de los servicios de rehabilitación, las personas con TBI reciben muchos de los servicios y apoyos como personas con discapacidades del desarrollo. Los resultados varían según el nivel de lesión, y el objetivo de muchos es regresar a la escuela o al trabajo, pero con nuevos y diferentes niveles de apoyo.

El síndrome de Williams es un trastorno genético poco común presente al nacer que se asocia con la eliminación de material genético en el cromosoma 7. El trastorno se caracteriza por las siguientes características físicas: rasgos faciales únicos, problemas cardíacos y vasculares, niveles elevados de calcio en sangre, peso lento ganancia, problemas de alimentación, cólicos, problemas dentales, problemas renales, hernias e hipotonía. Los niños con síndrome de Williams pueden ser excesivamente sociales y tener retrasos en el desarrollo, problemas de aprendizaje y déficit de atención. El trastorno se diagnostica mediante un análisis de sangre genético mediante una técnica llamada hibridación fluorescente in situ (FISH). El tratamiento generalmente incluye terapias físicas, ocupacionales y del habla. La mayoría de los adultos con síndrome de Williams pueden terminar la escuela y tener trabajos. Muchos viven con sus padres, en entornos supervisados ​​o solos.


¡Celebre el cerebro!

Bricolaje: manualidades inteligentes

Recursos para educadores

Vínculos a materiales descargables que incluyen planes de lecciones con el maestro y la guía # 8217, presentaciones y folletos para los estudiantes, así como a otros excelentes recursos de ciencias del cerebro.

Rompecabezas imprimibles

Publicaciones y folletos

Folletos, hojas informativas, una novela gráfica y más. Organizado por edad e interés

BrainWorks

El profesor de neurociencia Eric Chudler y un grupo de niños curiosos investigan el cerebro en estos programas de media hora.

Videos cortos

Una lista de reproducción de nuestros explicadores rápidos sobre cómo funciona el cerebro y cómo maximizar la función y la salud del cerebro.

Asista a un evento inteligente cerca de usted

Cientos de acontecimientos, en seis continentes y en Internet, para la Brain Awareness Week


Investigar

Métodos

Debido a que la psicología evolutiva es un enfoque más que un área de contenido, los investigadores de la disciplina utilizan una variedad de técnicas. Estos incluyen experimentos de laboratorio, experimentos de campo, simulaciones matemáticas y basadas en agentes, encuestas, neuroimágenes, etc. Si bien gran parte de la investigación se centra en los seres humanos, los análisis comparativos y la investigación con animales no humanos también son partes importantes de la empresa. Los psicólogos evolutivos no difieren en sus compromisos metodológicos de otros investigadores de las ciencias sociales y naturales. Se basan en teorías de nivel medio para desarrollar hipótesis, y la naturaleza de la hipótesis determina qué métodos son más útiles para abordar la hipótesis en cuestión.

Varios ejemplos ilustran este punto. Daly y Wilson (1988) utilizaron datos de archivo sobre el infanticidio para abordar una hipótesis derivada de la teoría de la aptitud inclusiva. Cosmides y Tooby (1992) utilizaron un método común en psicología cognitiva, la Tarea de selección de Wason, para abordar su hipótesis sobre la detección de tramposos. David Buss (1989) recopiló un corpus de datos de cuestionarios transculturales para abordar un conjunto de hipótesis sobre la psicología del apareamiento humana evolucionada. Las técnicas utilizadas por los psicólogos evolutivos son diversas debido a la variación en la naturaleza de las preguntas que intentan responder.

Estándares de evidencia

Siguiendo las convenciones de la biología evolutiva, los psicólogos evolucionistas tienden a seguir a Williams (1966) al tomar una adaptacionista Acercarse. Este enfoque generalmente comienza con la postulación de una función para algún aspecto del fenotipo del organismo. Las hipótesis funcionales requieren necesariamente predicciones sobre la forma en que se realiza la función. Cada característica de diseño adicional que se predice con precisión es una evidencia a favor de la función propuesta. Por ejemplo, las características del ojo, incluidos su lente transparente, pupila dilatada, receptores fotosensibles, etc., son evidencia a favor de su función de recuperar información del mundo para construir una representación del entorno físico. Como subrayó Williams en su trabajo original, la adaptación es un reclamo fuerte y requiere evidencia. El programa adaptacionista requiere evidencia de que el objeto de estudio está diseñado para el propósito especificado, en lugar de algún otro propósito.


Tu cerebro sobre el cambio climático: por qué la amenaza produce apatía, no acción

El comportamiento de los votantes ha sido durante mucho tiempo un misterio tanto para los políticos como para los psicólogos. ¿Por qué los votantes pobres y de la clase trabajadora en todo el sur de los EE. UU., Por ejemplo, todavía se alinean para apoyar a los candidatos conservadores cuyas políticas favorecen a los ricos, debilitan la red de seguridad social y limitan el acceso a una atención médica asequible?

Algunos en el campo de la psicología moral han argumentado que la política nacional se parece más a la religión que a las compras. En otras palabras, las nociones arraigadas de identidad cultural a menudo pueden ser más motivadoras que las promesas de políticas a corto plazo.

Pero, ¿cómo explicar la resistencia paralizante a la acción del cambio climático, donde los riesgos se acercan a picos existenciales invisibles en la experiencia humana histórica?

A pesar de gastar una cantidad récord de dinero para influir en las elecciones estadounidenses de mitad de período, los grupos ambientalistas y los donantes de alto perfil no lograron evitar una victoria republicana arrolladora la semana pasada, en la que los candidatos se oponían a la regulación de los gases de efecto invernadero y defendían la expansión de los gasoductos de arenas bituminosas. ganó a lo grande.

No es que los hechos no estén ahí: la comunidad científica mundial nos ha advertido durante años sobre los impactos presentes y futuros del cambio climático relacionados con el uso de combustibles fósiles. A principios de este mes, por ejemplo, salió el último informe del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático, advirtiendo de "impactos severos, generalizados e irreversibles" si las emisiones de carbono no se detienen rápidamente.

"La ciencia ha hablado", dijo el secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, durante la publicación del informe. "El tiempo no está de nuestro lado".

Con tanto en juego, ¿por qué la gente no actúa? ¿Qué está pasando dentro de sus cerebros?

Gracias a décadas de colaboración entre neurocientíficos y psicólogos, reforzada por el advenimiento de las tecnologías de imagen, como la resonancia magnética funcional, que les permite ver exactamente cómo el cerebro toma decisiones, estamos comenzando a comprender por qué las personas se comportan de manera tan irracional. Parte de la razón, según estos estudios, es que, para el cerebro humano, el cambio climático simplemente no se computa.

Por un lado, los cerebros humanos no están programados para responder fácilmente a amenazas grandes y lentas.

“Nuestro cerebro es esencialmente una máquina que se aparta del camino”, dijo Daniel Gilbert, profesor de psicología en Harvard mejor conocido por su investigación sobre la felicidad, al público en Harvard Thinks Big 2010. “Es por eso que podemos esquivar un béisbol en milisegundos ".

Si bien hemos llegado a dominar el planeta debido a tales rasgos, dijo, las amenazas que se desarrollan durante décadas en lugar de segundos eluden el sistema de alarma del cerebro. “Muchos ambientalistas dicen que el cambio climático está ocurriendo demasiado rápido. No, está sucediendo demasiado lento. No está sucediendo lo suficientemente rápido como para llamar nuestra atención ".

Los seres humanos también están cargados con otras deficiencias. La "aversión a la pérdida" significa que tenemos más miedo de perder lo que queremos a corto plazo que de superar obstáculos en la distancia. Nuestro "sesgo de optimismo" incorporado proyecta irracionalmente días soleados por delante a pesar de la evidencia en contrario. Para agravar todo eso, tendemos a buscar información no con el fin de obtener conocimiento por sí mismo, sino para respaldar nuestros puntos de vista ya establecidos.

Daniel Kahneman, ganador del Premio Nobel de Economía, escribe en "Thinking, Fast and Slow" que nuestros cerebros responden de manera más decisiva a aquellas cosas que sabemos con certeza. La mayor incertidumbre que surja (si el cambio climático traerá 2 ° C de calentamiento o 6 ° C si los huracanes se intensificarán en el Pacífico y el Atlántico si los gobiernos del mundo pudieran incluso evitar el peor de los desastres predichos si actuaran inmediatamente de manera concertada) el menos somos capaces de actuar sobre lo que sabemos con certeza. Un estudio de la Universidad de Rochester en 2012 también confirma esta tendencia.

"En cierto modo, es injusto esperar que la gente, el homo sapiens, haga este tipo de seguimiento, que haga este tipo de toma de decisiones, porque no estamos programados para eso", dijo Elke Weber, profesora de administración y psicología en Universidad de Colombia.

Teniendo en cuenta lo irracionales que son las mentes individuales, las empresas, que son al menos "teóricamente racionales", pueden tener más capacidad para liderar una respuesta al cambio climático. Una vez que se hagan a un lado las nociones históricas de la primacía de la rentabilidad a corto plazo, claro está.

“Las personas tienen un sesgo cognitivo hacia la gratificación instantánea”, dijo Tima Bansal, directora ejecutiva de la Red para la Sostenibilidad Empresarial en London, Ontario, Canadá, y profesora de la Ivey Business School. “Las organizaciones, que son teóricamente racionales, tienen otra mentalidad. El comportamiento racional significa que tomaría el flujo de efectivo futuro descontado de sus ganancias, por lo que haría las inversiones a largo plazo ".

Entonces, ¿por qué la mayoría de las empresas siguen atascadas en el pensamiento a corto plazo sobre la rentabilidad?

Un desafío clave, por supuesto, es la presión de los inversores que buscan rendimientos trimestrales. "Ese es un fenómeno institucional", dijo Bansal. “Estamos empujando a nuestras organizaciones a un corto plazo para que nunca haga la inversión en una nueva planta, nunca haré la inversión en capacitar a mis empleados, porque realmente debería pagarles lo menos posible para cumplir con mis expectativas. cuarto."

Sin embargo, esa forma de pensar está cambiando, como se evidencia en un número cada vez mayor de empresas que pasan de los informes trimestrales a los semestrales, dijo.

También señaló las conversaciones que tienen lugar dentro del Consejo de Liderazgo de NBS, un grupo de líderes de sostenibilidad provenientes de todos los sectores económicos de Canadá, incluidos 3M, Teck, Suncor Energy y Unilever. El grupo se reúne anualmente para discutir sus preocupaciones y desafíos de sostenibilidad más urgentes, dijo. Y esa conversación se ha movido rápidamente en los últimos años de cómo hacer que la sustentabilidad sea rentable a cómo motivar a los consumidores y, en la reunión del consejo de septiembre, cómo trabajar con empresas competidoras para crear un cambio social: "realmente lidiar con la tragedia de los bienes comunes", ella dijo.

Más información puede no ser la clave para la acción climática o para aumentar los puntajes de sostenibilidad, y el mensaje del fin del mundo tiende a fallar en todos los ámbitos, dijo Weber. Lo que funciona mejor es el uso de estados, métricas y competencia amistosa. Como ella lo expresó:

Las huellas de carbono han sido útiles porque las personas pueden mejorar. De hecho, puedes tener una trayectoria positiva y sentirte bien por eso. Entonces puedes competir. A todo el mundo le gusta tener esa cara sonriente, a nadie le gusta tener esa cara fruncida. En entornos más racionales necesitas métricas. Las métricas que centran nuestra atención en estos resultados y objetivos de horizonte de tiempo más largo es lo que necesitamos porque naturalmente nos enfocamos en el aquí y ahora. No necesitamos promover eso.

"El cortoplacismo", agregó Bansal, "es la pesadilla de la sostenibilidad".

También lo es, al parecer, la mente individual.

"El autocontrol es un gran problema para las personas, ya sea lo que estamos comiendo o ahorrando para nuestra jubilación", dijo Weber.
Haciendo referencia a un experimento psicológico clásico sobre la gratificación, agregó:

Hay un niño de dos años en el fondo de nuestras mentes que todavía está ahí y que hemos aprendido a ignorar que quiere tener su único malvavisco ahora en lugar de esperar por dos malvaviscos. Muy pocas personas en este planeta quieren destruir el planeta tierra. Es solo que nuestras otras agendas se interponen en el camino de cosas que podrían tener un horizonte de tiempo más largo.

Lea más historias como esta:

The Science Behind Sustainability Solutions blog is funded by the Arizona State University Walton Sustainability Solutions Initiatives. All content is editorially independent except for pieces labelled advertisement feature. Find out more here.


7 signs and symptoms of face blindness / prosopagnosia

The list was compiled with the help of the Yahoo Faceblind group.

    You have failed to recognize a close friend or family member, especially when you weren't expecting to see them.

Failing to recognize someone in your immediately family, in particular, is something that people with normal face recognition rarely (if ever) experience. Horror stories include things like picking up the wrong child from daycare or failing to recognize your spouse in your own home. We tested one family of people with face blindness who wore name tags at family reunions! Says one woman with face recognition difficulties: "Put my daughter in a crowd, shave her head, and I wouldn't recognize her unless I knew she was in that crowd."

This is a common coping strategy. One person with face blindness notes that remembering people can be stressful when you are constantly taking this approach: "I must remember that it's Mary who owns the brightly colored brooch, and John is the one with the limp." Another person with face blindness notes, "[I] find it easier to recognize people from a back view than face-to-face." You have trouble following films or television shows that have more than a few distinctive characters.

Some people with face blindness avoid movies and television for this reason, although one sufferer notes "I've never had problems with cartoon characters!"

Failing to recognize yourself can be a disconcerting experience, but is not uncommon among people with face blindness. Self-recognition can be especially difficult in childhood photographs or when distinguishing oneself from a sibling.

Explained one person with face blindness: "While friends seem to meet people they know all the time, [I] rarely seem to run into acquaintances." Some people use the technique of just smiling at anyone they encounter: "You are friendly to everyone, just in case they might be someone you know."

Many people with face blindness use hair as a way to remember people. When a person's hair changes, that memory cue is lost. The mother of a child with face blindness recounted how her son would become very upset if she approached him suddenly with her hair pulled back or after a shower (i.e. when her hair was wet).

People you know expect you to recognize them. Failing to recognize someone might make you seem aloof. Many sufferers report losing friends and offending coworkers because they have failed to recognize them.

Face recognition tests like the one on our main site can sometimes help identify a face recognition problem. However, please note that some people with face blindness still score well on these sorts of tests! We are only beginning to understand the differences in visual perception and memory that might contribute to face blindness, and there are likely many types of face recognition problems that our tests simply don't tap into.

If you have any questions about face blindness, cognitive assessment, or any of the material here, please contact us.

If you are in the Boston, MA area and would like a formal assessment for prosopagnosia by a licensed neuropsychologist, please contact us.


Why your brain never runs out of problems to find

This research was funded by the National Science Foundation.

Partners

The Conversation UK receives funding from these organisations

Idiomas

Why do many problems in life seem to stubbornly stick around, no matter how hard people work to fix them? It turns out that a quirk in the way human brains process information means that when something becomes rare, we sometimes see it in more places than ever.

Think of a “neighborhood watch” made up of volunteers who call the police when they see anything suspicious. Imagine a new volunteer who joins the watch to help lower crime in the area. When they first start volunteering, they raise the alarm when they see signs of serious crimes, like assault or burglary.

Let’s assume these efforts help and, over time, assaults and burglaries become rarer in the neighborhood. What would the volunteer do next? One possibility is that they would relax and stop calling the police. After all, the serious crimes they used to worry about are a thing of the past.

But you may share the intuition my research group had – that many volunteers in this situation wouldn’t relax just because crime went down. Instead, they’d start calling things “suspicious” that they would never have cared about back when crime was high, like jaywalking or loitering at night.

You can probably think of many similar situations in which problems never seem to go away, because people keep changing how they define them. This is sometimes called “concept creep,” or “moving the goalposts,” and it can be a frustrating experience. How can you know if you’re making progress solving a problem, when you keep redefining what it means to solve it? My colleagues and I wanted to understand when this kind of behavior happens, why, and if it can be prevented.

After violent crime starts going down, loiterers and jaywalkers may start to seem more threatening. Marc Bruxelle/Shutterstock.com


Your Brain & Nervous System

How do you remember the way to your friend's house? Why do your eyes blink without you ever thinking about it? Where do dreams come from? Your brain is in charge of these things and a lot more.

In fact, your brain is the boss of your body. It runs the show and controls just about everything you do, even when you're asleep. Not bad for something that looks like a big gray wrinkly sponge.

Your brain has many different parts that work together. We're going to talk about these five parts, which are key players on the brain team:

  1. cerebrum (say: suh-REE-brum)
  2. cerebellum (say: sair-uh-BELL-um)
  3. brain stem
  4. pituitary (say: puh-TOO-uh-ter-ee) gland
  5. hypothalamus (say: hy-po-THAL-uh-mus)

The Biggest Part: the Cerebrum

The biggest part of the brain is the cerebrum. The cerebrum is the thinking part of the brain and it controls your voluntary muscles &mdash the ones that move when you want them to. So you need your cerebrum to dance or kick a soccer ball.

You need your cerebrum to solve math problems, figure out a video game, and draw a picture. Your memory lives in the cerebrum &mdash both short-term memory (what you ate for dinner last night) and long-term memory (the name of that roller-coaster you rode on two summers ago). The cerebrum also helps you reason, like when you figure out that you'd better do your homework now because your mom is taking you to a movie later.

The cerebrum has two halves, with one on either side of the head. Scientists think that the right half helps you think about abstract things like music, colors, and shapes. The left half is said to be more analytical, helping you with math, logic, and speech. Scientists do know for sure that the right half of the cerebrum controls the left side of your body, and the left half controls the right side.

The Cerebellum's Balancing Act

Next up is the cerebellum. The cerebellum is at the back of the brain, below the cerebrum. It's a lot smaller than the cerebrum. But it's a very important part of the brain. It controls balance, movement, and coordination (how your muscles work together).

Because of your cerebellum, you can stand upright, keep your balance, and move around. Think about a surfer riding the waves on his board. What does he need most to stay balanced? The best surfboard? The coolest wetsuit? Nope &mdash he needs his cerebellum!

Brain Stem Keeps You Breathing &mdash and More

Another brain part that's small but mighty is the brain stem. The brain stem sits beneath the cerebrum and in front of the cerebellum. It connects the rest of the brain to the spinal cord, which runs down your neck and back. The brain stem is in charge of all the functions your body needs to stay alive, like breathing air, digesting food, and circulating blood.

Part of the brain stem's job is to control your involuntary muscles &mdash the ones that work automatically, without you even thinking about it. There are involuntary muscles in the heart and stomach, and it's the brain stem that tells your heart to pump more blood when you're biking or your stomach to start digesting your lunch. The brain stem also sorts through the millions of messages that the brain and the rest of the body send back and forth. Whew! It's a big job being the brain's secretary!

Pituitary Gland Controls Growth

The pituitary gland is very small &mdash only about the size of a pea! Its job is to produce and release hormones into your body. If your clothes from last year are too small, it's because your pituitary gland released special hormones that made you grow. This gland is a big player in puberty too. This is the time when boys' and girls' bodies go through major changes as they slowly become men and women, all thanks to hormones released by the pituitary gland.

This little gland also plays a role with lots of other hormones, like ones that control the amount of sugars and water in your body.

Hypothalamus Controls Temperature

The hypothalamus is like your brain's inner thermostat (that little box on the wall that controls the heat in your house). The hypothalamus knows what temperature your body should be (about 98.6°F or 37°C). If your body is too hot, the hypothalamus tells it to sweat. If you're too cold, the hypothalamus gets you shivering. Both shivering and sweating are attempts to get your body's temperature back where it needs to be.

You Have Some Nerve!

So the brain is boss, but it can't do it alone. It needs some nerves &mdash actually a lot of them. And it needs the spinal cord, which is a long bundle of nerves inside your spinal column, the vertebrae that protect it. It's the spinal cord and nerves &mdash known as the nervous system &mdash that let messages flow back and forth between the brain and body.

If a spiky cactus falls off a shelf headed right for your best friend, your nerves and brain communicate so that you jump up and yell for your friend to get out of the way. If you're really good, maybe you're able to catch the plant before it hits your friend!

The nervous system is made up of millions and millions of neurons (say: NUR-onz), which are microscopic cells. Each neuron has tiny branches coming off it that let it connect to many other neurons.

When you learn things, the messages travel from one neuron to another, over and over. Eventually, the brain starts to create connections (or pathways) between the neurons, so things become easier and you can do them better and better.

Think back to the first time you rode a bike. Your brain had to think about pedaling, staying balanced, steering with the handlebars, watching the road, and maybe even hitting the brakes &mdash all at once. Hard work, right? But eventually, as you got more practice, the neurons sent messages back and forth until a pathway was created in your brain. Now you can ride your bike without thinking about it because the neurons have successfully created a "bike riding" pathway.

Emotion Location

With all the other things it does, is it any surprise that the brain runs your emotions? Maybe you had fun on your birthday and you were really happy. Or your friend is sick and you feel sad. Or your little brother messed up your room, so you're really angry! Where do those feelings come from? Your brain, of course.

Your brain has a little bunch of cells on each side called the amygdala (say: uh-MIG-duh-luh). The word amygdala is Latin for almond, and that's what this area looks like. Scientists believe that the amygdala is responsible for emotion. It's normal to feel all different kinds of emotions, good and bad. Sometimes you might feel a little sad, and other times you might feel scared, or silly, or glad.


You Experience Brain Fog

If we are talking about chronic inflammation due to lifestyle and/or toxins, brain fog and slowed cognitive skills may be some signs to look out for. When you have brain fog, you might lose your train of thought easily and you'll have trouble focusing on your everyday tasks. As Carolyn Dean, MD, ND, author of 365 Ways to Boost Your Brain Power: Tips, Exercise, Advice, tells Bustle, limiting dairy consumption, sugary foods, smoking, and alcohol may help with these symptoms.


Parenting a Child With a Learning Disability

Finding out your child has a learning disability can be overwhelming. Many parents find the process of diagnosing a learning disability incredibly frustrating, and then once the diagnosis comes, they face an uphill battle to get their child the help they need.

Continuado

The best thing you can do as a parent is simply to love and support your child. These tips can also help you help your child:

1. Learn everything you can. Get all the facts about your child's learning disability and how it affects the learning process. Research services and supportive strategies so that you'll be able to take an active role in deciding on the right treatment for your child.

2. Be your child's advocate. Work with your child's school to develop an IEP (Individualized Education Plan) -- a special plan that sets goals for your child and describes support that may be needed to reach those goals. Understand special education laws and school policies so you can make sure your child is getting the most out of school. Many services may be available, but they may not be offered until you ask for them.

Continuado

3. Make sure your child has healthy habits. A child who gets plenty of sleep at night, eats a balanced diet, and gets plenty of exercise is a healthier child, both mentally and physically.

Continuado

4. Pay attention to your child's mood. Learning disabilities can be bad for a child's self-esteem. Keep an eye out for symptoms of depression, such as moodiness, changes in sleep or appetite, or loss of interest in their usual activities.


Anderson, J. R. (2007). How can the human mind occur in the physical universe? Nueva York: Oxford University Press.

Anderson, L. W., Karthwohl, D. R., Airasian, P. W., Cruikshank, K. A., Mayer, R. E., Pintrich, P. R., Raths, J., & Wittrock, M. C. (2001). A taxonomy for learning, teaching, and assessing: a revision of Bloom’s taxonomy of educational objectives. New York: Longman.

Battro, A. M., Fischer, K. W., & Lena, P. J. (2008). The educated brain. Nueva York: Cambridge University Press.

Beauchamp, C., & Beauchamp, M. H. (2013). Boundary as bridge: an analysis of the educational neuroscience literature from a boundary perspective. Educational Psychology Review, 25, 47–67.

Blakemore, S.-J., & Frith, U. (2005). The learning brain. Malden: Blackwell.

Bloom, B. S., Engelhart, M. D., Hill, W. H., Furst, E. J., & Krathwohl, D. R. (1956). Taxonomy of educational objectives. Handbook I: cognitive domain. New York: David McKay Company.

Bowers, J. S. (2016). The practical and principled problems with educational neuroscience. Psychological Review, 123, 600–612.

Bruer, J. T. (1997). Education and the brain: a bridge too far. Educational Researcher, 26(8), 1–13.

Bruer, J. T. (2002). The myth of the first three years. Nueva York: Free Press.

Bruer, J. T. (2014). Afterword. In D. Mareschal, B. Butterworth, & A. Tolmie (Eds.), Educational neuroscience (pp. 349–363). Malden: Wiley Blackwell.

Byrnes, J. P. (2001). Minds, brains, and learning. Nueva York: Guilford Press.

Cronbach, L. J. (Ed.) (2002). Remaking the concept of aptitude. Mahwah: Erlbaum.

Cronbach, L. J., & Snow, R. E. (1977). Aptitudes and instructional methods. New York: Irvington.

Damaria, S. R., & Just, M. A. (2013). Decoding the representation of numerical values from brain activation patterns. Human Brain Mapping, 34(10), 2624–2634.

Delazer, M., Ischebeck, A., Domahs, F., Zamarian, L., Koppelstaetter, F., Siedentopf, C. M., Kaufmann, L., & Benke, T. (2005). Learning by strategies and learning by drill—evidence from an fMRI study. NeuroImage, 25, 838–849.

Eden, G., Jones, K., Cappell, K., Gareau, L., Wood, F., Zeffiro, T., Dietz, N., Agnew, J., & Flowers, D. (2004). Neural changes following remediation in adult developmental dyslexia. Neuron, 44, 411–422.

Holmes, J. D. (2016). Great myths of education and learning. Malden: Wiley Blackwell.

James, W. (1899/1958). Talks to teachers. New York: Norton.

Kucian, K., Loenneker, T., Dietrich, T., Dorsch, M., Martin, E., & von Aster, M. (2006). Impaired neural networks for approximate calculation in dyscalculic children: a functional MRI study. Behavioral and Brain Functions, 2(31), 1–17.

Mangels, J. A., Butterfield, B., Lamb, J., Good, C. D., & Dweck, C. S. (2006). Why do beliefs about intelligence influence learning success? A social-cognitive-neuroscience model. Social, Cognitive, and Affective Neuroscience, 1, 75–86.

Mareschal, D., Butterworth, B., & Tolmie, A. (Eds.) (2014). Educational neuroscience. Malden: Wiley Blackwell.

Massa, L. J., & Mayer, R. E. (2006). Testing the ATI hypothesis: should multimedia instruction accommodate verbalizer-visualizer cognitive style? Learning and Individual Differences, 16, 321–336.

Mayer, R. E. (1992). Cognition and instruction: their historic meeting within educational psychology. Journal of Educational Psychology, 84, 405–412.

Mayer, R. E. (1998). Does the brain have a place in educational psychology? Educational Psychology Review, 10, 405–412.

Mayer, R. E. (2002). Rote versus meaningful learning. Theory Into Practice, 41, 226–232.

Mayer, R. E. (2003). E. L. Thorndike’s enduring contributions to educational psychology. In B. J. Zimmerman & D. H. Schunk (Eds.), Educational Psychology: a century of contributions (pp. 113–154). Washington, DC: Asociación Americana de Psicología.

Mayer, R. E. (2011). Applying the science of learning. Boston: Pearson.

Pellegrino, J. W., Chudowsky, N., & Glaser, R. (Eds.) (2001). Knowing what students know. Washington, DC: Prensa de la Academia Nacional.

Posner, M. I., & Rothbart, M. K. (2007). Educating the human brain. Washington, DC: Asociación Americana de Psicología.

Sousa, D. A. (2011). Educational neuroscience. Thousand Oaks: Corwin.

Stokes, D. E. (1997). Pasteur’s quadrant: basic research and technological innovation. Washington, DC: Brookings Institution Press.

Thorndike, E. L. (1926). Psicología Educacional (Vol. vol. 1). New York: Teachers College, Columbia University.

Wittrock, M. C. (1980). The brain and psychology. Nueva York: Academic Press.